Ventilación Vivificadora – Sus pulmones

9 de Agosto de 2016 7:08 am

Los pulmones son los órganos que facilitan el proceso de la respiración. Se encuentran por los dos lados del corazón, y protegidos por las costillas. Su función es de transferir el oxigeno a la sangre y a la vez expeler el dióxido carbono del cuerpo. El diafragma separa el tórax del abdomen y es el principal músculo que lleva a cabo el proceso de la respiración. Cuando los pulmones se llenan de aire, la expansión de la cavidad torácica se hace posible por las coyunturas de las costillas en la columna, dejando que suban y bajen con cada respiro.

El aire entra a través de la tráquea, los bronquios y los bronquiolos que se siguen dividiendo en unos 2,400 km de vías respiratorias, hasta llegar a los alvéolos. Se estima que hay entre 300 y 500 millones de estos sacos microscópicos, con un área total estimada de hasta 75 m2. Allí sucede el proceso de intercambio de gases, donde el oxígeno se difusa de los pulmones a la sangre, y el dióxido carbono se saca de la sangre y es exhalado por los pulmones.

El corazón manda sangre a los pulmones a través de dos circuitos separados. Las tejidas de los pulmones en sí, reciben la sangre oxigenada necesaria para su función. Por el otro circuito, la arteria pulmonar, la sangre desoxigenada pasa por capilares pegados con los alvéolos, donde se hace un canje de dióxido carbono por oxigeno, y la sangre ya oxigenada sigue hasta el resto del cuerpo, a través del corazón de nuevo.

Al nacer, falta gran parte de los alvéolos aun, y los pulmones siguen desarrollándose hasta el tercer año. Sin embargo, en otra demostración de la sabiduría y capacidad del Creador, los pulmones, que no han funcionado ni una vez dentro del vientre, al nacer, inmediatamente empiezan a hacer su función sumamente importante, dando oxígeno al pequeño bebe, vital para la vida.

El “soplo del Omnipotente” (Job 32.8) es capaz de grandes obras. En la creación, “por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y… por el aliento de su boca” (Sal 33.6). En la liberación de su pueblo por el mar rojo, “al soplo de tu aliento se amontonaron las aguas…” (Exo 15.8). En la inspiración de la Biblia, “toda la Escritura es inspirada por Dios…” (2Ti 3.16). En la generación de la vida, por su respiro vivificador, “Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Gen 2.7). En cambio, “Les quitas el hálito, dejan de ser, y vuelven al polvo” (Sal 104.29).

Como el aire pasa inadvertido, así el último respiro llega inesperado. El profeta Daniel advirtió al rey Belsasar que “al Dios que tiene en su mano tu propio aliento y es dueño de todos tus caminos, no has glorificado” (Dan 5.23, LBLA) y de forma inquietante, “la misma noche fue muerto Belsasar, rey de los caldeos” (Dan 5.30). Sabiendo entonces, que Dios “es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas” (Hec 17.25), hay que entender que la vida eterna no viene por respirar oxígeno, sino por recibir al Hijo. “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida” (1Juan 5.12).

Timoteo Woodford

¿Frío o caliente? Apocalipsis 3:15-16

1 de Julio de 2016 9:23 am

Estas palabras no tienen nada que ver con la salvación, mucho menos con la noción anti-evangélica del riesgo de perder la salvación. Primero, nótese: “Yo conozco tus obras”. Si la salvación no se obtiene por obras (Ef 2.8-9), tampoco se pierde por obras. La salvación es regalada en esta vida, no se recibe después como recompensa.

Se han presentado varias interpretaciones de “frío o caliente”: (1) un inconverso vs. un salvo; (2) un creyente enfriado vs. un creyente ferviente; o (3) la condición espiritual de “refrescante” y la condición espiritual de calidad “remediable”. Este último, para este escritor, es el que más encaja con el contexto.

También, hay varias ideas acerca de “te vomitaré de mi boca”: (1) mandar al infierno; (2) rechazar con asco; o (3) disciplina divina de debilidad, enfermedad, o muerte. Esté último parece ser el significado más probable.

Laodicea era una ciudad próspera situada en la encrucijada de rutas principales, en el valle del río Licio, junto con dos ciudades cercanas, Hierápolis y Colosas. Contaba con el agua de los manantiales calientes de Hierápolis, y las aguas heladas de las montañas de Colosas. Las aguas manantiales aportaban beneficios para bañarse, o para la salud, y las aguas heladas eran refrescantes. Pero las aguas calientes estaban tibias al llegar, por un acueducto, a Laodicea, y por el calcio y azufre eran muy nauseabundas. Aplicando la metáfora, ser frío es refrescar espiritualmente como asamblea y ser caliente es remediar como asamblea a otros, sean salvos o inconversos. Pero, ser tibio no complace a Dios ni ayuda a nadie.

De paso, la prosperidad es a menudo un impedimento espiritual. Es así a pesar de aquellos que la prometen para que sus seguidores pongan más dinero en la ofrenda. En Laodicea era así. Lamentablemente, vemos que en el mensaje dado a la iglesia en Laodicea se prevén las condiciones entre creyentes un poco antes de la venida de Cristo.

En el contexto vemos que es un mensaje para la iglesia de Laodicea. Las palabras “tú”, “tus”, “te”, “eres”, “fueses”, etc., se dirigen a la iglesia. La sección termina con “…lo que el Espíritu dice a las iglesias”. La iglesia sería vomitada, no el individuo. No es “des-salvar”, sino disciplinar a la iglesia. El fin de tal disciplina es el arrepentimiento y regreso a una vida fructífera – sí, como individuo, pero principalmente como asamblea.

Al  final, Cristo clama al individuo: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”. No es contextual usar este versículo en el Evangelio, aunque sin duda hay uno que otro que ha sido salvo pensando en él. No es un llamado al inconverso a que “reciba a Cristo en su corazón” (una expresión nunca usada en el Nuevo Testamento para la salvación), sino un llamado a la persona ya salva a que vuelva a una comunión íntima con Cristo en su vida diaria.

Pero piense con claridad. Si usted no es salvo, no es cuestión de actuar más como creyente ferviente, con devoción a Cristo, y un compromiso firme. La salvación no se obtiene

por comprometerse ni entregarse a Cristo, sino por confiar en Aquel que se entregó por uno en la cruz. No hay entrega que se pueda comparar con la de Cristo. Pablo gozaba de esta preciosa verdad cuando dijo: “El Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gá 2.20).

Por Tomás Kember, Obregón, México

El arrepentimiento — ¿qué es?

14 de Junio de 2016 4:31 pm

La maravilla del Evangelio es que no nos mande a cambiar nuestras vidas. Sin embargo, para ser salvo nos manda a arrepentirnos. Cristo dijo: “Arrepentíos, y creed en el Evangelio” (Marcos 1.15). Pedro dijo: “Arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados” (Hechos 3.19). Pablo testificaba solemnemente “acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo” (Hechos 20.21).

Se oye comúnmente que el arrepentimiento significa cambiar el comportamiento, volverse a Dios, confesarle sus pecados, darle un giro a su vida, o darle la espalda al pecado, entre otras explicaciones. ¿Son expresiones correctas, o hacen que el inconverso se confunda aun más?

El énfasis en los resultados del arrepentimiento se debe muy probablemente a la frustración de personas “salvas” cuyas vidas dan poca evidencia de un verdadero arrepentimiento. Pensamos que si enfatizamos este lado del arrepentimiento, veremos más verdadero arrepentimiento. Pero, si una persona encamada por una enfermedad no puede caminar, decirle que se esfuerce a caminar no lo hará más posible. Primero necesita ser sanado.

Juan Bautista predicó: “Haced frutos dignos de arrepentimiento” (Mateo 3.8). Si bien los frutos son evidencia del arrepentimiento, hay por lo menos cuatro diferencias entre el arrepentimiento y su fruto. El primero es invisible; el otro, visible. Uno tiene que ver con la actitud; el otro con las acciones. Uno se hace en un momento; el otro de por vida. Uno es la postura adoptada por el inconverso; el otro se realiza a partir de ser salvo por el poder del Espíritu Santo. Aun la palabra en griego traducida como “arrepentimiento” significa lo mismo: metanoia – pensamiento posterior, cambio de parecer (Diccionario Expositivo Vine).

Si se trata de cambiar el comportamiento para poder ser salvo entonces estamos diciendo que la salvación se condiciona por buenas obras. La Biblia dice  que la salvación no es por obras, “para que nadie se gloríe” (Efesios 2.8,9). No deberíamos poner condiciones si la Biblia no las pone. 

El arrepentimiento involucra la fe. Es creer lo que Dios está diciendo en contra de usted respecto a sus pecados y lo que ellos merecen. ¿Puede usted leer Romanos 3:9-19 y aceptar que cada una de estas acusaciones se aplica a usted? Esto es arrepentirse y darle razón a Dios. “Antes bien sea Dios veraz y todo hombre mentiroso” (Romanos 3.4). Luego añade: “Para que seas (Dios) justificado en Tus palabras.” Justificar a Dios es darle a Él toda la razón.

El arrepentimiento no es confesarle a Dios los pecados. En este caso la salvación dependería de una buena memoria. ¿Acaso piensa usted que se pueda acordar de todos sus pecados? Basta reconocer que es un pecador digno de la ira eterna de Dios.

Tal vez esta noción de confesar los pecados se debe a malentender lo siguiente: “Si confesamos nuestros pecados Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados” (1º Juan 1.9). ¿Estas son palabras para quiénes? “Nosotros” se refiere al apóstol Juan y a sus lectores, personas ya salvas. Se trata de la confesión de un hijo con su Padre Dios en la familia, no de un condenado ante Dios como Juez en la corte.

No intente cambiar su vida, estimado lector, sino reconozca su vergonzosa pecaminosidad y ya arrepentido, descanse en esta preciosa verdad: Cristo “llevó Él mismo nuestros pecados en Su cuerpo sobre el madero” (1º Pedro 2.24). Después verá los gratos resultados del arrepentimiento en su vida.

Por Tomás Kember

Simpatía por el Diablo (Sobre la nueva película de Hollywood: “Noé”)

9 de Abril de 2014 6:34 pm

Dr. Brian Mattson
http://drbrianmattson.com/journal/2014/3/31/sympathy-for-the-devil

En la nueva epopeya de plata dorada de la pantalla de Darren Aronofsky, Noé, Adán y Eva son luminiscentes y sin cuerpo, justo hasta el momento en que comen del fruto prohibido.

Tal idea no se encuentra en la Biblia, por supuesto. Esto, entre la multitud de otros detalles imaginarios de Aronofsky, como gigantescos monstruos de lava, han causado que muchos críticos se rasquen la cabeza. Los evangélicos conservadores descartan la película debido a las “libertades” tomadas con el texto de Génesis, mientras que un grupo más liberal está a favor de no ser tan severos con el director. Después de todo, no deberíamos esperar que un ateo declarado tenga las mismas ideas de “respeto” a los textos sagrados de la forma en que lo haría un creyente de la Biblia.

Ambos grupos se han equivocado completamente. Aronofsky no se ha “tomado libertades” con nada.

La Biblia no es su texto.

En su defensa, supongo, la película no estaba anunciada como tal. En ninguna parte se dice que esta película es una adaptación de Génesis. Nunca fue anunciada como “El Noé de la Biblia”, o “La Historia Bíblica de Noé”. En nuestra época estamos tan acostumbrados a vivir en el ambiente de los vestigios de la Cristiandad que cuando alguien dice que quiere hacer “Noé”, todo el mundo asume que significa una interpretación de la historia bíblica. Esto no es lo que Aronofsky tenía en mente en lo absoluto. Estoy seguro de que él sólo estaba feliz de dejar que su estudio siguiera asumiendo eso, ya que si supieran lo que realmente deseaba, nunca le habrían permitido hacer la película.

Vayamos de regreso a nuestros primeros padres luminiscentes. Reconocí el motivo al instante como uno común en la antigua religión del gnosticismo. Aquí está una descripción del segundo siglo d.C. de lo que creía una secta llamada los Ofitas:

“Adán y Eva antiguamente tenían luz, eran luminosos, y por así decirlo, cuerpos espirituales, como habían sido formados. Pero cuando llegaron aquí, los cuerpos se volvieron oscuros, gruesos, y apagados”. – Ireneo de Lyon, Contra las Herejías, I, 30.9

Se me ocurrió que una tradición mística más estrechamente relacionada con el Judaísmo, llamada Cábala (que la cantante Madona hizo popular hace una década más o menos), seguramente hubiera sostenido un punto de vista similar, ya que esencialmente es una forma de gnosticismo judío. Desempolvé (en serio, tuve que quitarle el polvo) mi copia de la obra del siglo 19 de Adolphe Franck, La Cábala, y rápidamente confirmé mis sospechas:

“Antes de ser seducidos por la sutileza de la serpiente, Adán y Eva no sólo estaban exentos de la necesidad de un cuerpo, sino que ni siquiera tenían un cuerpo – esto es decir, que no eran de la tierra”.

Franck cita del Zohar, uno de los textos sagrados de la Cábala:

“Cuando nuestro padre Adán habitaba en el Huerto del Edén, estaba vestido, como lo están todos en el cielo, con una vestidura hecha de una luz superior. Cuando fue expulsado del Huerto del Edén y se vio obligado a someterse a las necesidades de este mundo, ¿qué sucedió? Dios, nos dicen las Escrituras, hizo a Adán y a su mujer túnicas de piel y los vistió; pues antes tenían túnicas de luz, de esa luz superior usada en el Edén…”

Cosa oscura, lo sé. Pero la curiosidad se apoderó de mí y me llevó justo a la madriguera del conejo.

Descubrí que el primer largometraje de Aronofsky fue: Pi. ¿Quiere saber cuál es su tema? ¿Quiere saberlo? ¿Está seguro?

Cábala.

Si usted cree que es una coincidencia, es posible que desee que un ser querido le programe un escaneo cerebral.

¿Tengo su atención? Bien.

El mundo del Noé de Aronofsky es uno completamente agnóstico: un universo graduado en “superior” e “inferior”. El “espiritual” es bueno, y muy, muy, muy “allá arriba” donde mora el dios inefable, que no habla, y lo “material” es malo;  y muy, muy, muy abajo aquí donde nuestros espíritus están encerrados en carne material. Esto no sólo ocurre para los hijos e hijas caídos de Adán y Eva, sino también para los ángeles caídos, quienes se representan explícitamente como espíritus atrapados en el interior de un “cuerpo” material de fría lava derretida.

Es cierto que hacen personajes de la película muy ingeniosos, pero también son notorios en la especulación gnóstica. Los gnósticos los llaman Arcontes, seres divinos menores o ángeles que ayudan a “El Creador” en la formación del universo visible. Y la Cábala tiene un panteón de seres angélicos en sí mismo, todos arriba y abajo en la escalera de “seres divinos”. Y los ángeles caídos nunca son totalmente caídos en esta rama del misticismo. En palabras del Zohar de nuevo, un texto central de la Cábala: “Todas las cosas de las que este mundo se compone, así el espíritu como el cuerpo, regresarán al principio y raíz de la que proceden”. Gracioso. Eso es exactamente lo que ocurre a los monstruos de lava de Aronofsky. Ellos se redimen a sí mismos, se despojan de su piel material exterior, y vuelan de regreso a los cielos. Por cierto, me di cuenta de que en la película, cuando la familia está viajando a través de un páramo desolado, Sem le pregunta a su padre: “¿Esto es una mina de Zohar?”  Sí. Ese es el nombre del texto sagrado de la Cábala.

Toda la película es, en sentido figurado, una mina de “Zohar”.

Si hubiera cualquier duda sobre estos “Vigilantes”, Aronofsky les da nombre a varios de ellos: Semyaza, Magog, y Rameel. Todos ellos son demonios bien conocidos de la tradición mística judía, no sólo en la Cábala, sino en el libro de 1 Enoc.

¡¿Qué!? ¿Los demonios son redimidos? Adolphe Franck explica la cosmología del Cábala: “No hay nada absolutamente malo; nada es maldito para siempre –ni siquiera el arcángel del mal o serpiente, como se le llama a veces. Llegará un tiempo cuando él recuperará su nombre y su naturaleza angélica”.

Muy bien. Esto es raro. Pero, bueno, todos en la película parecen adorar a “El Creador”, ¿cierto? ¡Seguramente tenían eso a su favor!

Excepto que cuando los gnósticos hablan de “El Creador” no están hablando de Dios. Oh, aquí en un mundo acomodado viviendo de los frutos de la cristiandad el término “Creador” generalmente denota al Dios vivo y verdadero. Pero aquí está un poco de “Gnosticismo 101” para usted: el Creador del mundo material es un ignorante, arrogante, celoso, exclusivo, violento, muy bajo, hijo bastardo de una deidad de muy bajo nivel. Es responsable de la creación del mundo “no espiritual” de carne y materia, y él mismo es tan ignorante del mundo espiritual que se jacta de ser el “único Dios” y exige obediencia absoluta. Ellos generalmente lo llaman “Yahvé”. O cualquier otro nombre, también (Ialdabaoth, por ejemplo).

Este Creador trata de apartar a Adán y Eva del verdadero conocimiento de lo divino y, cuando ellos desobedecen, monta en cólera y los bota del huerto.

En otras palabras, en caso de que se esté perdiendo la trama aquí: La serpiente siempre estuvo en lo cierto. Este “dios”, “el Creador”, que ellos están adorando les está reteniendo algo que la serpiente les proporcionará: la divinidad misma.

El mundo del misticismo gnóstico es desconcertante con un sinfín de variedades. Pero, en términos generales, lo que sostienen en común es que la serpiente es “Sophia”, “Madre”, o “Sabiduría”. La serpiente representa lo verdaderamente divino, y los reclamos a “El Creador” son falsos.

¿Así que la serpiente es un personaje importante de la película?

Regresemos a la película. La acción comienza cuando Lamec está a punto de bendecir a su hijo, Noé. Lamec, muy extraño para un patriarca de una familia que sigue a Dios, toma una reliquia sagrada, la piel de la serpiente del Huerto del Edén. La envuelve alrededor de su brazo, extiende su mano para tocar a su hijo –excepto que, justo entonces, una banda de merodeadores los interrumpe y la ceremonia no se completa. Lamec es asesinado, y el “villano” de la película, Tubal-Caín, roba la piel de serpiente. Noé, en otras palabras, no obtiene el beneficio que le iba a otorgar la piel de serpiente.

La piel no se ilumina mágicamente en el brazo de Tubal-Caín, por lo que al parecer él no logra ser “iluminado” tampoco. Y esa es la razón por la que todo el mundo en la película, incluyendo al protagonista y al antagonista, Noé y Tubal-Caín, están adorando a “El Creador”. Todos ellos son engañados.  Permítame aclarar algo aquí: muchos críticos expresaron cierta perplejidad por el hecho de que no eran personajes similares y todos ellos parecen estar adorando al mismo Dios. Tubal-Caín y su clan son malvados y diabólicos y, como resultado, Noé es muy malo cuando abandona a la novia de Cam y casi mata a dos niños recién nacidos. Algunos piensan que se trataba de una especie de comentario profundo sobre la forma en que hay maldad en todos nosotros. He aquí un extracto del Zohar, el texto sagrado de la Cábala:

“Dos seres (Adán y Nahash – la Serpiente) tuvieron relaciones con Eva (la segunda mujer) y ella concibió de ambos y dio a luz dos niños. Cada uno siguió a su padre, y sus espíritus se separaron, uno a este lado y uno al otro, y de forma similar sus caracteres. En el lado de Caín todos son cazadores de especies malignas; por el lado de Abel viene una clase más misericordiosa, aunque no del todo benéfica – buen vino mezclado con malo”.

¿Les suena familiar? Sí. Noé, de Darren Aronofsky, hasta el mínimo detalle.

De cualquier forma, todo el mundo adora a la deidad maligna, quien quiere destruirlos a todos. (A propósito, en la Cábala muchos mundos ya han sido creados y destruidos). Tanto Tubal-Caín como Noé tienen escenas idénticas, mirando hacia el cielo y preguntando, “¿Por qué no me hablas?” “El Creador” los ha abandonado porque tiene la intención de matarlos a todos.

Se le había dado a Noé una visión del diluvio por venir. Él se está ahogando, pero ve a animales que flotan en la superficie en la seguridad del arca. Sin embargo, no hay indicación alguna de que Noé se vaya a salvar; Noé notoriamente determina esa parte durante un momento incómodo al explicar cosas a su familia. Él se está hundiendo, mientras que los animales, “los inocentes” se levantan. “El Creador”, que da a Noé su visión, quiere a todos los seres humanos muertos.

Muchos críticos pensaron que el cambio de Noé en un maníaco homicida en el arca, deseando matar a las dos hijas recién nacidas de su hijo, era un extraño giro en la trama. No es extraño en lo absoluto. En el punto de vista del director, Noé está adorando a un dios falso, maníaco homicida.  Mientras más fiel y “piadoso” se vuelve Noé, más homicida se vuelve. Se está convirtiendo completamente a la “imagen del dios” del que habla constantemente Tubal-Caín, que es el hombre “malo”.

Pero Noé le falla a “El Creador”. Él no puede acabar con toda la vida como su dios quiere que haga. “Cuando miré a esas dos niñas, mi corazón se llenó de amor”, dice. Noé ahora tiene algo que “El Creador” no tiene. Amor. Y Misericordia. Pero, ¿de dónde sacó eso? ¿Y por qué ahora?

En la escena inmediata anterior Noé mató a Tubal-Caín y recuperó la reliquia de piel de serpiente: “Sophia”, “Sabiduría”, la verdadera luz de lo divino. Sólo una coincidencia. Estoy seguro.

Bueno, ya casi he terminado. Los arco iris no llegan al final porque Dios hizo un pacto con Noé. Los arco iris aparecen cuando Noé recupera la sobriedad y abraza la serpiente. Envuelve la piel alrededor de su brazo, y bendice a su familia. No es Dios quien los comisiona ahora para multiplicar y llenar la tierra, sino Noé, en primera persona, “Yo”, usando el talismán de serpiente. (Ah, y a propósito, no es accidental que los arco iris sean circulares. El círculo de “Uno”, el Ein Sof,  en la Cábala, es el símbolo del monismo).

Observe este cambio temático: Noé estaba en una borrachera la escena anterior. Ahora está sobrio e “iluminado”. Los cineastas nunca hacen eso por accidente.

Él ha trascendido y superado a esa deidad homicida, celosa.

Permítame emitir un par de advertencias de todo esto: la especulación gnóstica es una cosa diversa. Algunos grupos parecen radicalmente “dualistas”, donde “El Creador” realmente es un “dios” completamente diferente. Otros son más “monistas”, donde Dios existe en una serie de emanaciones descendentes. Otros lo tienen como que la deidad menor “crece” y “madura” y asciende por sí mismo la “escalera” o “cadena” de ser a alturas más elevadas. Noé probablemente encaja un poco en cada categoría. Es difícil de decir. Mi otra advertencia es la siguiente: no hay duda de que hay una tonelada de metáforas, citas y temas Cabalísticos en esta película que no alcancé a pescar en una sola sesión. Por ejemplo, ya que la Cábala toma sus vuelos de fantasía generalmente basados en las letras y números hebreos, observé que los “Vigilantes” parecían estar deliberadamente formados como letras hebreas. Pero usted no me puede pagar para ir a ver esta película de nuevo, así que podría perforar más en la mina de Zohar para ver qué puedo encontrar. (Desde un punto de vista puramente cinematográfico, me pareció insoportablemente aburrida).

Lo que puedo decir en una vista es esto:

Darren Aronofsky ha producido un recuento de la historia de Noé sin referencia a la Biblia en lo absoluto. Esto no era, como había afirmado, sólo una tradición legendaria del común y corriente “Midrash” judío. Esto fue un recuento completamente pagano de la historia de Noé directamente de fuentes Cabalísticas y Gnósticas. En mi opinión, simplemente no hay duda acerca de esto.

Así que déjenme decirles cuál es el verdadero escándalo en todo esto.

No es que él haya hecho una película apartada de la historia bíblica. No es que haya decepcionado y recalentado a los críticos cristianos que tenían expectativas demasiado altas.

El escándalo es este: que de todos los líderes cristianos que fueron muy lejos avalando esta película (por cualquier razón: “es un tema de conversación”, “por lo menos Hollywood está haciendo algo en la Biblia”, etc.), y de todos los líderes cristianos que la criticaron por “no seguir la Biblia”…

Ninguno de ellos pudo identificar la subversión gnóstica descarada de la historia bíblica, cuando estaba justo delante de sus ojos.

Creo que Aronofsky lo hizo como un experimento para burlarse de nosotros: “Eres tan ignorante que puedo poner a Noé (de acuerdo, ¡es Russel Crowe!) en la pantalla grande y representarlo literalmente como la “simiente de la serpiente” y todos ustedes mirarán la proyección de mi estudio y la apoyarán”.

Está partiéndose de la risa. Y la culpa es de todo el que la compró.

¡Y qué experimento agnóstico! En el gnosticismo, sólo la “elite” están “en el saber” y tienen el conocimiento secreto. Todo los demás son ingenuos y tontos ignorantes. El “evento” de esta película está destinado a ilustrar la premisa gnóstica. Somos ingenuos y tontos. ¿Podría despertar la cristiandad, por favor?

En respuesta, tengo una simple sugerencia:

A partir de ahora, no se otorga ni un solo título de seminario a menos que el alumno demuestre que ha leído, digerido y entendido Ireneo de Lyon, Contra las Herejías.

Porque estamos en el siglo segundo de nuevo.

 

Posdata.

Algunos lectores podrían pensar que estoy siendo duro con la gente por no darse cuenta del gnosticismo en el corazón de esta película. No estoy esperando que los espectadores comunes y corrientes observen estas cosas. Esperaría exactamente lo que hemos visto: confusión que hace rascarse la cabeza. Tengo un estándar completamente diferente para los líderes cristianos: profesores de universidades y seminarios, pastores, y doctores en filosofía. Si una piel de serpiente envuelta alrededor del brazo de un personaje bíblico piadoso no enciende ninguna alarma… no sé que decir.

¿Te sientes casi…? Está bien con mi alma …

8 de Marzo de 2012 9:28 pm

En los 1870 el Sr. Bliss escuchó a un hermano decir al final de su predicación del evangelio: “estar persuadido, es ser casi salvo; ser casi salvo será estar eternamente perdido”.

Philip P. Bliss (1838-1876)

Pensando en esas palabras conmovedoras Bliss escribió:

¿Te sientes casi resuelto ya? ¿Te falta poco para creer?
Pues, ¿por qué dices a Jesucristo: «Hoy no.  Mañana te seguiré?»

¿Te sientes casi resuelto ya? Pues vence el casi, con Cristo ven,
porque hoy es tiempo, pero mañana sobrado tarde pudiera ser.

Sabes que el casi no es de valor en la presencia del justo Juez.
¡Ay del que muere casi creyendo! ¡Completamente perdido es!

En un horrible accidente ferroviario, P. P Bliss salió ileso pero murió calcinado tratando de rescatar a su esposa Lucy. Un mes antes de morir, a los 38 años de edad, compuso la música para otro himno muy conocido: “Está bien con mi alma, está bien”.

¿Qué de ti? Cantas “¿Casi resuelto?” o “Está bien con mi alma, está bien”.

 

Las 16 piedras en la vestimenta del sumo sacerdote

24 de Febrero de 2012 11:07 pm

1- En los hombros llevaba dos piedras de ónice,con los nombres de seis tribus en cada piedra (Éxodo 28:9).

2 – En el pecho (en el pectoral) llevaba 12 piedras diferentes, cada una con el nombre de una tribu (Éxodo 28:15).

3. En una especie de bolsa en el pectoral llevaba dos piedras (Urim y Tumim, Éxodo 28:30). Una manera de traducir “Urim y Tumim” es “luces y perfecciones”.

Las 2 en los hombros hablan del poder con que nos guarda – la salvación es segura, no se puede perder.
12 en el pecho hablan del amor con que nos ama. Todos somos diferentes, pero a todos nos lleva sobre su corazón.
2 piedras escondidas en el pectoral, nos hablan de la manera en que nos guía, su voluntad.

Tu Gran Sumo Sacerdote, Cristo, te guarda, te ama, y te guía.
Piensa en el cuidado, el cariño, y el camino que tiene para ti.

Vestimenta del Sumo Sacerdote en Israel

“El que gana almas es sabio”, Proverbios 11.30

15 de Febrero de 2012 9:41 am

Cristo frecuentaba los lugares en los cuales encontraría a los inconversos. Él entendía algo que muchos creyentes aún no parecen comprender. El buen agricultor necesita salir al campo para cultivar la tierra. El buen pescador busca las aguas en las cuales abundan los peces.

De acuerdo a un conteo, los Evangelios registran 132 ocasiones en que Cristo entabló contacto personal con individuos. Solamente se registran 6 ocasiones en el Templo, 4 en las sinagogas, pero 122 casos en el ir y venir de las actividades cotidianas de la vida.

J. K. Johnston (Gracias a Ryan Langley, de Langley, Canadá)

 

No codiciarás … ni cosa alguna de tu prójimo, Éxodo 20.17

14 de Febrero de 2012 5:49 am

Un albañil ha descubierto un tesoro de tres kilogramos de oro y plata valorado en mas de 100.000 euros (130,000 dólares) al reformar el suelo de la cocina de una vivienda en la ciudad alemana de Hannover, en el norte del país. El rotativo local Hannoverschen Allgemeinen Zeitung informa hoy de que el hombre, de 38 años de edad, alertó inmediatamente a la empresa que le había encargado la reforma, que a su vez informó a los herederos del piso.

“Nunca había tenido tanto oro y plata en la mano”, declara el albañil en el rotativo, en el que explica que el hallazgo se produjo al levantar el piso de linóleo para cambiarlo por uno de azulejos, oculto en los bajos de los muebles de cocina.

En ese lugar aparecieron varias bolsas viejas de plástico en cuyo interior se encontraban desde una barra de oro de un kilogramo con el sello de la casa Degussa a un apreciable número de dólares de oro australianos, así como monedas de plata y una cubertería del mismo metal.

“Encontrarse un tesoro da una sensación curiosa”, señala el descubridor, cuya identidad no facilita el diario y quien confiesa que en ningún momento pensó en apropiarse del oro y la plata.

La empresa que había encargado la reforma señala en la información que no se ha hablado aún de una recompensa, pero que los herederos del piso, cuyo dueño falleció a avanzada edad, han solicitado ya los datos del albañil para mostrar su agradecimiento por su honradez.

Directorio gráfico de algunas obras en México

9 de Febrero de 2012 10:06 am

Si deseas orar más específicamente por la obra del Señor en México, te recomiendo este enlace de la página de Gilberto Torrens, de Chihuahua, en el que podrás visualizar algunos de los lugares en donde hay asambleas y obras de evangelización.

“Hermanos, orad por nosotros”, 1 Tesalonicenses 5.25. “Orad sin cesar”, 1 Tesalonicenses 5.17.

http://palabradesalvacion.com/directorio/

Directorio gráfico de México

“En cuanto a mí”

7 de Febrero de 2012 7:15 am

La expresión “en cuanto a mí” aparece unas ocho veces en la Biblia (RVR60), cinco veces en los Salmos.

Dos salmistas, David y Asaf, hablan de:

Su futuro
Salmo 17:15 – En cuanto a mí,  veré Tu rostro en justicia, estaré satisfecho…

Su favor
Salmo 41:12 – En cuanto a mí,  en mi integridad me has sustentado…

Su fe
Salmo 55:16  En cuanto a mí,  a Dios clamaré; y Jehová me salvará.

Su fluctuación
Salmo 73:2  En cuanto a mí,  casi se deslizaron mis pies…

Su felicidad
Salmo 73:28  Pero en cuanto a mí,  el acercarme a Dios es el bien…

¿Qué dirías en cuanto a ti?

Cuatro Cenas de Gran Relevancia en las Escrituras

6 de Febrero de 2012 6:36 pm

Cuatro Cenas de Gran Relevancia en las Escrituras (tres de bendición, una de juicio):

  1.  La gran cena del evangelio – Lucas 14.16. Si no eres salvo ¡Ojalá participaras de esta cena hoy, creyendo en Cristo como Salvador!
  2. La cena del Señor – 1 Corintios 11.20. Es una cena *sublime*.
    Lucas la llama el “partimiento del pan”, Hechos 2.46; 20.7, porque a la vez es una cena *sencilla* (Sin la pompa y ornato de ceremonias religiosas).
  3. La cena de las Bodas del Cordero – Apocalipsis 19.9. Primero, será “Las Bodas del Cordero”, la ceremonia (19.7), que será un evento celestial, en el cual Cristo se unirá a la Esposa, la Iglesia Universal. Después, La cena de la Bodas, la recepción después de la ceremonia, es un evento terrenal que durará mil años. Los invitados serán los creyentes del AT, de la Tribulación, y del Milenio. (Creyentes que nunca fueron ni serán parte de la Esposa).
  4. La cena del gran Dios – Apocalipsis 19:17. (Vulgata: cenam magnam Dei -la cena del magno Dios-). Esta escena solemne de juicio divino describe la muerte de todos los soldados de todos los ejércitos del mundo que se habían congregado en el Valle de Armagedón en contra Cristo.

 

Desde Zacatecas, Zacatecas, México, donde aún no podemos “partir el pan” :(.

Ellos imitan a Mahoma, ¿nosotros a Cristo?

6 de Febrero de 2012 6:35 pm

‎”El Corán dice que Mahoma es ‘un bello modelo’ para imitar…Por esta razón, eruditos musulmanes recopilaron 7000 (siete mil) tradiciones acerca de la vida de Mahoma, que junto con el Corán, establecen lo que es bueno y lo que es malo para el musulmán…”

¿Será posible que el musulmán conozca e imite mejor a Mahoma mejor de lo que nosotros los cristianos conocemos e imitamos a Cristo?

“A fin de conocerle”, Filipenses 3:10, escribió Pablo después de 30 años de salvo.
“Sed imitadores … como yo de Cristo”, 1 Corintios 11:1.

¿Cuántas cosas podrías enumerar acerca de Cristo? ¿Cuánto le imitas a Él?

El atardecer en El Barril

6 de Febrero de 2012 6:33 pm
El atardecer hoy en El Barril, San Luis Potosí, México.

Me hizo tararear (porque si lo canto empieza a llover):

Alumbrará los cielos glorioso resplandor,
Mas brillará la Iglesia con gloria superior.
Y al Salvador divino todo ojo mirará
En el día majestuoso que vendrá.

De los días el más bello, del tiempo el principal;
Poco tarda su llegada con triunfo celestial.
De alegría pura, colmo al siervo leal y fiel
Ha de ser el día grande de Emanuel.

El colapso

6 de Febrero de 2012 5:51 pm
Cuando vi esta foto de un buque de carga que se llevó parte de un puente cerca de Aurora, Kentucky, EE. UU. el pasado 27 de enero,

pensé en el colapso y separación que ha causado el pecado entre el hombre y Dios.
“…vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios”, Isaías 59.2.

El hombre necesita un puente para llegar a Dios. Tal obra se consumó en la cruz.
hay … un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos,” 1 Timoteo 2:5, 6.

Solamente en Cristo, solamente en Él.
La salvación se encuentra en Él.
No hay otro Nombre, dado a los hombres.
Solamente en Cristo, solamente en Él.